¿Hay alguna diferencia entre el ahorro y la eficiencia energéticos?

Lo que debes saber del consumo energético.

Cuando escuchamos hablar sobre cambio climático, es normal que repitan términos como: eficiencia y ahorro energético a través del discurso, donde, también es normal que los confundamos, pues se da a entender que son similares. Sin embargo, a pesar de que ambos términos estén estrechamente relacionados son distintos. ¿Quieres aprender a diferenciarlos? 

Bueno, primero debemos saber qué es el ahorro energético, y tal como lo dice la primera palabra, es: ahorrar o economizar. El ahorro energético busca la reducción de energía consumida sumando nuevos hábitos energéticos mucho más ahorradores –y que ayuden al bolsillo- su finalidad es conseguir este ahorro a través de la reducción de servicios, como lo pueden ser la calefacción, iluminación, transporte, etc. Pero todo esto, no es una solución aconsejable a largo plazo ¿cierto? ¡claro que no! Y acá te lo explicamos con un ejemplo:  

Imagina no utilizar tu iluminación solo porque ha decidido ahorrar su consumo, pero esta medida traerá consecuencias a medida que pase el tiempo, como podría ser problemas visuales y todo lo que eso conlleva –horas médicas, pérdida de tiempo, etc. 

Se estarán preguntando, ¿qué es la eficiencia energética?, tranquilo acá encontrarás la respuesta. 

La eficiencia energética busca mantener un bajo consumo de energía sin que el confort que producen los equipos y productos se vean afectados, de esta forma, no habrá cambios en los hábitos de consumo que nombrábamos anteriormente, sino que este trata de adaptar medidas y sistemas que logran una reducción de energía final consumida, que además protege el medio ambiente. 

¿La eficiencia energética es una solución a largo plazo? ¡sí! ¡sí que lo es! Y siguiendo el ejemplo de la iluminación, una de las medias que muchos han empezado a implementar es utilizar sistemas de iluminación de bajo consumo (LED) además de inteligentes. 

Un estudio para la COP26 nos dice que el 19% de consumo de energía global proviene de la iluminación, pero que además la utilización de las ampolletas LED de bajo consumo utilizan un 80% menos energía y duran mucho más -iluminación de excelente calidad más una durabilidad de años, ¿qué mejor? - 

Entonces, ¿si reemplazamos una ampolleta incandescente por una eficiente estamos apostando por la eficiencia energética, en vez del ahorro energético sin afectar el desarrollo de nuestras actividades diarias? Creo que ya sabes la respuesta, claro que sí. 

Tal como este ejemplo sobre iluminación, se puede aplicar a muchos otros, y es fundamental fomentar la eficiencia energética, ya que es una vía mucho más segura, limpia y -sí, económica igual- de utilizar la energía y cuidar el medio ambiente. 

Comentar

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.